jueves, 16 de marzo de 2017

¿Debemos cribar la Fibrilación Auricular tomando el pulso a pacientes asintomáticos mayores?


La reciente publicación en la revista Medicina Clínica del estudio “Cribado oportunista de fibrilación auricular frente a detección de pacientes sintomáticos de 65 años o más: ensayo clínico controlado por clúster”, nos aporta información de buena calidad sobre el manejo de una patología frecuente en la clínica, y nos responde a la pregunta de si sirve para algo el cribado oportunista a la población que acude a nuestras consultas.
El objetivo de este estudio fue evaluar la eficacia del cribado oportunista a través de la palpación del pulso para la detección de fibrilación auricular en sujetos asintomáticos de edad≥65 años frente a la búsqueda activa de pacientes de la misma edad con síntomas y/o complicaciones y secuelas asociadas.
Destacar, por las dificultades que este tipo de estudios conlleva,  que se haya realizado un ensayo clínico controlado aleatorizado por clúster en 48 centros de atención primaria del Sistema Nacional de Salud español, con un total de 368 médicos y enfermeras participantes. Los investigadores del grupo experimental (GE) realizaron el cribado oportunista para la fibrilación auricular, mientras que los investigadores del grupo control (GC) realizaron una búsqueda activa en pacientes sintomáticos (malestar general, fatiga, disnea, dolor torácico, palpitaciones, mareo, disminución de la resistencia a la actividad física) o con complicaciones o secuelas potencialmente atribuibles a la FA (ictus, incluyendo accidentes isquémicos transitorios). Se realizó un ECG en los pacientes que tenían un pulso irregular para confirmar el diagnóstico de fibrilación auricular. Los resultados nos dicen que un total de 5.465 pacientes fueron seleccionados para el GE y 1.525 pacientes para el GC. El pulso era irregular en el 4,3 y el 15% de los pacientes del GE y el GC, respectivamente. Se detectaron un total de 164 nuevos casos de fibrilación auricular (2,3%), el 1,1% en el GE y el 6,7% en el GC.
Los autores concluyen que la búsqueda activa, a través de la palpación del pulso, de fibrilación auricular en pacientes de edad≥65 años con síntomas o signos indicativos es una estrategia más eficaz que el cribado oportunista en pacientes asintomáticos.
Por el momento no hay suficientes evidencias para recomendar el cribado poblacional de la FA en personas mayores. Parece más razonable y útil realizar una búsqueda activa de personas mayores con síntomas o signos que nos hagan sospechar la existencia de una arritmia y realizar la exploración física pertinente, que debe incluir la palpación del pulso.

Felicitar a los autores del estudio, en especial a nuestros compañeros del PAPPS Luis Perula (grupo de evaluación) Y Enrique Martín (grupo de prevención cardiovascular), y a Remedios Martin (vocal de investigación de semFYC). Investigar en Atención Primaria requiere de un plus de entrega, dedicación y generosidad mayor que en otros ámbitos asistenciales. Asimismo, necesitamos investigación que aborde temas prevalentes en Atención Primaria, y más aún sobre estrategias preventivas como puede ser un cribado de una enfermedad prevalente.

Paco Camarelles